Representa una lagartija, como símbolo de bienvenida en la Isla de Ibiza, en invierno apenas las ves, pero llegado el verano despiertan de su sopor y están por todos los rincones de la isla tomando el sol

Su superficie está tallada imitando la piel del reptil y sus pequeños ojos le dan ese impulso de vida

Mármol Rosa de Macael, longitud 42 cm.