Escultura en mármol de Sevilla de la misma cantera utilizada para realizar la ciudad romana de Itálica, representa un diente de un animal enorme