¨Pez ¨ en madera de Eucalipto Rojo parece que sonríe, pero es su cicatriz que la ha transformado en alegría para seguir adelante. En perpetuo equilibrio al limite de romperlo, es una vez más como la vida.

La escultura quizás sea el mejor medio para reflejar la inestabilidad de la misma …

Por otro lado me recuerda a esas figuras que veía cuando era un niño que se hacían con conchas de berberechos, representaban un pez.